Home » Nadie debería morir... by Frank G. Slaughter
Nadie debería morir... Frank G. Slaughter

Nadie debería morir...

Frank G. Slaughter

Published 1970
ISBN :
Hardcover
460 pages
Enter answer

 About the Book 

Nadie debería morir… cuando es posible evitarlo. El juramento de Hipócrates dice que al médico que entra en una casa debe impulsarle el único propósito del bienestar de los enfermos- pero ese mismo juramento dice tan sólo un poco después que todoMoreNadie debería morir… cuando es posible evitarlo. El juramento de Hipócrates dice que al médico que entra en una casa debe impulsarle el único propósito del bienestar de los enfermos- pero ese mismo juramento dice tan sólo un poco después que todo aquello que el médico pueda oír y ver durante el ejercicio de su profesión, y que sea de tal naturaleza que no deba propalarse, lo debe guardar con reservado sigilo y hacer como si aquello en realidad no hubiese ocurrido. Algo así como tener un gran impulso y al mismo tiempo un marco que regula las posibilidades- un proyecto altruista y una ética: la ética del silencio y la reserva a la que tanto abogan los médicos y especialistas.Randolph Warren, el protagonista, es el encargado de dar forma a todas estas inquietudes. La novela narra desde su graduación como médico hasta muchos años después cuando se le abre la posibilidad de ejercer un cargo político de gran importancia en la Sanidad pública. Médico de talento, comprometido, Ran, primero como ayudante, y luego como interno, logra abrirse camino en su difícil carrera. Su primera experiencia en cirugía, especialidad a la que se entrega, será siempre su energía.La amistad que compartió con sus compañeros en la Universidad se verá alterada por las distintas circunstancias en que transcurre la vida de cada uno. Sus comienzos como médico residente en un hospital le servirán para darse cuenta de lo difícil que le va resultar cumplir el propósito de Hipócrates y por tanto el bienestar de sus enfermos. Comprobará como las negligencias, incumplimientos o falta de compromiso terminarán con la vida de muchos pacientes inocentes. La ética médica impide emitir juicios sobre las actuaciones de otros médicos.